Atrapado en el Pasado  

Publicado por Álvaro

Holaa! Aquí estoy de nuevo! Esta vez os traigo el primer capítulo de una historia que estoy retocando y pasando a ordenador, espero que os guuste! Mañana pasaré el siguiente, espero que tenga tiempo, lo bueno es que no es muy larga. Disfrutadla!

Atrapado En El Pasado
Capítulo I: El hombre en la silla de ruedas

Brandon repasaba por milésima vez sus apuntes escritos en hojas de papel de cuadros desperdigadas por la habitación y ojeaba una especie de máquina que se asemejaba a un ascensor. Encima de lo que se le podía llamar puerta, unas pequeñas lucecitas parpadeaban indicando tal vez la situación en la que se encontraba el interior.
Brandon tenía 35 años y un pelo castaño, con algún tono de canas. Sus ojos expresaban el cansancio y el tiempo que había malgastado en crear la máquina del tiempo que siempre había deseado. Algunas cicatrices en su cuerpo daban a entender lo alocado que había llegado a ser en su juventud.
Brandon había vivido en casa de sus tíos desde los 15 años, sus padres habían muerto en un desastroso accidente de coche, en la carretera sur del pueblo, regresando a casa. Fue esa la razón por la que dibujó aquel garabato; la máquina del tiempo había sido al principio una simple imaginación dibujada en un papel, pero poco a poco, utilizando el recuerdo de sus padres como soporte, había ido transformando cada parte imaginada del aparato en algo real. Tuvo que trabajar mucho para conseguir el dinero necesario, hacerse amigos de amigos que trabajaban en centrales para que le facilitasen herramientas y objetos.
Al final, ahí estaba, dando los últimos retoques a su máquina del tiempo; si todo salía bien, conseguiría evitar el accidente de sus padres e intentaría descubrir la identidad de una extraña persona en silla de ruedas que siempre había estado mirándolo, quizás para evitar que hiciese alguna locura, pero nunca había hecho caso, las locuras las hizo y deseó no haberlas hecho, por eso quería saber quién era, para descubrir porque sabría lo que iba pasar y lo que iba a hacer, siempre estaba en los momento oportunos, como un reloj, si le hubiera hecho caso…
Cuando todo estuvo terminado, después de repasar sus apuntes de nuevo, con un suspiro de preocupación entró en su máquina, pulso algunos botones y la puerta se cerró.
Al principio todo fue bien, pero después empezaron los problemas: el oxígeno empezó a agotarse, le entro un dolor agudo en su cuerpo, frío, calor, una explosión, todo empezó a volverse negro y su mente se apagó.


-¡Eh,Brandon,despierta!
-Ah,lo siento Jack, estaba…
-Lo sé, pensando en tus cosas, pero mejor que te despierte ya o llegaremos tarde a clase de Don Enrique, ya sabes cómo se pone con la impuntualidad, cierra tu taquilla y vamos…
Brandon obedeció a regañadientes, odiaba que le conociese tan bien, pero tenía razón, mejor no llegar tarde a clases.
Con sus 17 años, cursaba 1º de Bachillerato, en un instituto de su pueblo, no era mal estudiante, solo se despistaba con facilidad. Tenía un pelo castaño fuerte y unos ojos marrones, según mucha gente, eran una ventana abierta a sus sentimientos, pero él no hacía mucho caso.
Con su mejor amigo Jack, se dirigía a clase de filosofía, con el profesor Don Enrique, una persona curiosa según su opinión, aunque sus clases siempre se hacían pesadas, terminaba hablando de su vida, como si fuese un libro.
Después de las clases, los dos amigos se despidieron hasta la tarde y Brandon se dirigió a casa de sus tíos, vivía con ellos desde los 15 años, sus padres habían muerto en un desagradable accidente de coche, en la carretera sur del pueblo, regresando a casa, para Brandon fue un duro golpe y la felicidad que siempre había tenido se evaporó como un charco diminuto en un día muy caluroso; la sonrisa que siempre adornaba su cara calló y pasaba horas metido en su habitación, lamentando la pérdida de sus padres. Sabía que sus tíos lo sabían, pero se alegraba que no le intentasen consolar, entrando en su habitación mientras el lloraba.
Cuando Brandon llegó a casa, le sobresaltó algo raro; una persona en silla de ruedas, encapuchado, lo observaba, era nuevo, nunca lo había visto en el pueblo y éste era muy pequeño. La persona tenía un brazo y una pierna escayolada y se notaba que no eran las únicas heridas que tenía. Brandon procuró no mirar hacia él, estaba casi al lado de su casa, no le haría nada; aceleró el paso sin mirar hacia atrás y cerró la puerta tras de sí.
Recapacitó, no había visto bien a esa persona, y estaba encapuchada, posiblemente no lo hubiera mirado, aún así, intentó olvidarlo, no valía la pena preocuparse por la primera persona que lo mirase, pero, de alguna manera, sentía familiarización con ese hombre, no sabía porque, pero le daba escalofríos.

This entry was posted on 4:32 and is filed under . You can leave a response and follow any responses to this entry through the Suscribirse a: Enviar comentarios (Atom) .

9 comentarios

oooohhhhh!! ¡Qué plantilla más chula!... me gusta mucho como ha quedo tu blog.
La historia de Brandon promete... aunque te vuelve a suceder como en la de la Luna... los detalles técnicos te traicionan. En cambio las cuestiones humanos son excelentes... me ha encantado la descripción de las clase de filosofía con Don Enrique. Lo que no entiendo es porque Brandon quiere volver a los 17 años... yo pensaba que quería volver a los 15 y despedirse de sus padres... me has dejado K.O.

muaahahahaha yo ya se como acaba!! cuando este entera te critico... jejej

bien, como con la luna, la historia esta bien pero fallan detalles...(como ya ha dicho mi madre) 17 años y en 1º de bachillerato? ha repetido algun curso? de que central son esos amigos? la maquina furula con energia nuclear? que peligro... pos nada si la pules un poco sale una historia mu buena... adiooooos

Hola Alvaro! mmm... que interesante me resulta esta...que pasara? espero que ahora no la dejes colgada mucho tiempo... es de las que me gustan!
Jejeje, tienen razon con lo de los detalles técnicos, pero esta me esta gustando mas que la del pobre náufrago lunar...
Besos y sigue asi.
Elvira.

Anónimo  

Hola Álvaro. Que buena renovación!!!
Me leeré la historia con calma y ya te digo, pero sobre los detalles técnicos creo que sólo un publico como el que tú tienes, de tan buenos lectores toma nota. La mayoría de las novelas que leo de LIJ me dejan pensando ¿y qué pasa con los detalles técnicos? ¿Cómo es posible que dejen tanto cabo suelto?
Besitos.
Ah, por cierto, soy Daniela je je.

Quiero esperar a que esté completa, el motivo es que soy una desesperada y no tengo paciencia. Le he mirado por encima y tiene buena pinta... por cierto conozco a un chaval brillantes que estaba en segundo de la ESO por repetir y no es tan raro... Emma es afortunado por el sistema de estudia que utiliza. POr cierto soy amiga de Ipe y me recomendó tu blog...

Besos desde Gran Canaria:

Jacqueline

Hola alvaro!
A ver si vuelves a pasarte algun año por tu blog... tienes un premio en el mio! aunque si tardas mucho tendras que buscarlo... es el Premio dulce...
besosss!!

¡Hola! Te he dejado también un comment en le de la luna ^^.

Humm... Está interesante, la cosa, pero repites información: dices dos veces que vive con sus tíos desde los quince años. Y otra cosa, ¿dónde se va a desarrollar? Es que empiezas llamando a uno Brandon y a otro Jack, pero luego metes a un Don Enrique y un primero de bachillerato que sólo lleva ese nombre en España... jaja

Lo de hacer 1º de Bach con 17 años es perfectamente plausible si naciste en enero y la historia se desarrolla en primavera. No sé por qué le buscáis tanto las vueltas xD

Este comentario ha sido eliminado por el autor.